Saltar al contenido

Happy, la elefante en cautiverio no ira a un santuario

Durante el pasado mes de febrero, ocurrió en Nueva York, Estados Unidos, un juicio curioso cuanto menos. El grupo animalista Nonhuman Rights Project llevo a juicio el caso de Happy, una elefante asiática que ha vivido en cautiverio durante 39 años en el zoológico del Bronx.

Happy nació en libertad en un país del sudeste asiático, y posteriormente cuando tenía 9 años fue trasladada al zoológico del Bronx, en Nueva York. Desde entonces ha vivido allí, siendo uno de los animales más antiguos y queridos por los visitantes del zoológico.

¿Cómo es el panorama para los elefantes en cautiverio en Estados Unidos?

En este país, han sido cada vez más los zoológicos que prohíben la exhibición de elefantes, pero aún existen algunos lugares donde la gente puede ver animales de todo tipo en malas condiciones. El zoológico de Bronx no es uno de estos, por lo que Happy está en un buen lugar, dentro de lo posible.

Por estos motivos, el grupo animalista decidió llevar su caso a juicio para lograr que esta fuera trasladada a un santuario para elefantes, donde pudiera tener más contacto con otros animales de su misma especie, además de tener un espacio donde pudiera vivir en libertad.

Sin embargo, la jueza Tuitt, quien estaba a cargo de emitir el juicio, decidió que lo más prudente era que la elefante permaneciera en cautiverio, en el zoológico de Nueva York, argumentando que allí tenía una buena vida, argumento soportado por la evidencia que dio el director del zoológico del Bronx, mostrando detalladamente la rutina de Happy.

Ciertamente, el elefante en cautiverio tenia contacto con otros animales, incluso de su especie, y sus cuidadores siempre procuraban que no le faltara nada, además de tratarla con respeto y cariño.

La jueza, además agrego que el grupo animalista abogaba por que a Happy se le otorgaran los mismos derechos que a un ser humano, pero esto no está establecido en la legislación de ese país, por lo que era imposible concederles lo que pedían.

A pesar de la negativa de la juesa Tuitt, el grupo animalista quedo satisfecho con el juicio, pues la jueza les dio a entender que dicha decisión estaba pensada en el bienestar del animal, pues en el zoológico tenía relaciones desde hace años con las personas y otros animales.

En algunas ocasiones, cuando los animales son liberados de un largo cautiverio, estos presentan problemas para relacionarse con otros de su misma especie, y en algunos casos llegan a ser agredidos.

En el caso de Happy se presentó una situación similar en el año 2002, pues ella vivía en pareja con otra elefante, la cual no pudo adaptarse a las demás elefantes hembras del zoológico y en cierta ocasión fue agredida y tuvo que ser separada de las demás.

En este sentido los animales son impredecibles, y el argumento de la jueza al afirmar que Happy estaba mejor en el zoológico tiene validez. Sin embargo, el grupo animalista afirmo que van a seguir intentando llevar el caso a juicio, hasta que logren la libertad de Happy.